fbpx
Saltear al contenido principal
Como Los Requisitos Para Las Audiciones Excluyen

Como los requisitos para las audiciones excluyen

Una de las clases de Matthew Briehl con Jiji Kim a través de Zoom

Supongo que ninguna escuela de música aceptará el repertorio que estoy trabajando para mi recital de graduación, ¿cierto?

Mi alumno hizo una pausa y luego volvió a mirar a su webcam. “Puedo tomarme un año libre, supongo”. Su voz, cargada de frustración y decepción, se apagó.

“Sí” contesté, sin pensar realmente en ello. “Muchas escuelas piden Bach y Sor, al menos. Podrías tomarte un año libre para aprender este repertorio”.

Paré de repente, considerando mi propia reacción ante la pregunta de mi estudiante. Ambos nos sentamos en silencio por un momento, considerando las implicaciones personales, artísticas y financieras de un año sabático. Sabíamos que no era una opción factible. Incluso a través de Zoom, su postura se veía colapsada ante el peso de este contratiempo potencial. No, esta no podía ser la respuesta.

Mi alumno, Matthew Briehl, actualmente prepara el repertorio para su recital de graduación en la Universidad de Arizona, donde soy profesora auxiliar. Él está entregado en aprender y dar a conocer la música de compositores negros, y – con mi aprobación entusiasta- ha tomado la decisión de incluir solo obras de compositores de color en su recital de graduación. Su dedicación demuestra un nivel de iniciativa que pocos estudiantes poseen. Como educadora, esto es algo que busco animar y cultivar dentro de mi estudio. Sin embargo, al alentar a mis estudiantes a buscar obras de compositores subrepresentados, una iniciativa que la mayoría de las escuelas de música parecen apoyar, al menos en base a sus declaraciones recientes, sin darme cuenta, he puesto en desventaja a quienes aspiran a postularse para estudios de posgrado, festivales y concursos, y otras oportunidades.

Al alentar a mis estudiantes a buscar obras de compositores subrepresentados, una iniciativa que la mayoría de las escuelas de música parecen apoyar, al menos en base a sus declaraciones recientes, sin darme cuenta, he puesto en desventaja a quienes aspiran a postularse para estudios de posgrado, festivales y concursos, y otras oportunidades.

En respuesta a las recientes tragedias y las subsiguientes protestas y manifestaciones públicas, la mayoría de los conservatorios importantes han realizado declaraciones que condenan el racismo sistémico y afirman la alianza con personas que se identifican como negras, indígenas o personas de color (BIPOC, sus siglas en inglés).

Estas instituciones han declarado públicamente sus intenciones de crear “un hogar acogedor para los compañeros afroamericanos [y] todas las personas de color” (Yale Music School); para “derribar el racismo y la injusticia sistémicos” (The Juilliard School); para “abrazar la diversidad, la inclusión y la equidad” (Cleveland Institute of Music); y “forjar un nuevo camino de inclusión sistémica” (Conservatorio de Música de San Francisco). Podría incluir muchos más; estoy segura de que has encontrado un lenguaje similar en declaraciones emitidas por otras organizaciones líderes de artes escénicas.

Para ser claros: estos son objetivos admirables y dignos, y he elegido estas escuelas como ejemplos por su importancia. Muchas instituciones ya han detallado acciones específicas que conducirán a cambios medibles tanto en la cultura como en los planes de estudio. Pero, al explorar estas listas, todavía no he visto ninguna mención del repertorio de audiciones. El cambio institucional es necesario, sí; pero, si los requisitos de admisión ya excluyen a BIPOC, los cambios institucionales se mantendrán a nivel superficial y harán poco para mejorar la diversidad y la representación dentro de nuestra industria.

Para las audiciones de guitarristas clásicos, la mayoría de las escuelas de música requieren: una pieza de Bach; una pieza importante de la época clásica o romántica; una obra del siglo XX; y, ocasionalmente, una pieza contemporánea. Entre los programas que conozco no hay una lista de repertorio de audiciones que ponga énfasis en la música de BIPOC y / o compositoras. Es importante reconocer que estas listas a menudo determinan el repertorio que los estudiantes seleccionan para aprender durante la mayoría de sus años formativos artísticamente. ¿Por qué asumir un repertorio adicional que no contribuirá al avance educativo y / o profesional?

Yo también he sido culpable de perpetuar este problema. Reconozco que he sido cómplice de esta área de exclusión sistémica y tengo la intención de crear un cambio significativo dentro de mi propio programa. Anteriormente, basé mis requisitos de audición en los de otros programas de guitarra de EE. UU. Sin pensar lo suficiente en el tipo de programa que busco cultivar y los valores que pretendo defender. Pero, el comentario reciente de mi alumno me obligó a recordar mis propios días de aprendizaje y perfeccionamiento del repertorio con el que realmente no me identificaba.

Como mujer coreana, era extremadamente raro que el repertorio de audiciones que tenía preparado pudiera incluir música escrita por alguien con quien pudiera identificarme. Como intérprete, he mantenido el compromiso de interpretar música de diversos compositores. Además, encargo nuevas obras en un esfuerzo por expandir el repertorio contemporáneo de la guitarra clásica para que refleje mejor nuestro tiempo y audiencia actuales. Como educadora, me esfuerzo por promover estos valores y tengo la intención de hacerlo mejor.

Estoy orgullosa de que mis estudiantes busquen repertorio compuesto por BIPOC y compositoras, y estoy agradecida con mi estudiante, que me obligó a enfrentar un punto ciego significativo. Me comprometo a hacer un cambio y quiero demostrarle que su voz y su experiencia son importantes. Podemos, y debemos, ser más inclusivos.

Podrías argumentar: “Buena idea, pero ¿no es un programa de guitarra CLÁSICA?” Sí, es un programa de guitarra clásica; sin embargo, en este contexto, el calificativo “clásica” describe un instrumento y un estilo específico de ejecución. ¿Qué significa realmente CLÁSICA? Y, ¿por qué nuestra definición es tan exclusiva?

¿Qué significa realmente CLÁSICA? Y, ¿por qué nuestra definición es tan exclusiva?

A menudo interpreto piezas que requieren procesamiento en vivo usando Max / MSP y Ableton. Muchos no definirían estas obras como estrictamente clásicas; sin embargo, estas piezas imponen exigencias significativas al arte y la técnica que solo he obtenido a través de un entrenamiento “clásico”. Enseño a mis alumnos el valor artístico y educativo de invertir en obras contemporáneas que representen la época en la que vivimos, particularmente obras que incorporan tecnología.

También animo a mis estudiantes a encargar nuevas obras y participar en una programación consciente; a veces, es posible que tengan que esforzarse un poco más, pero les aseguro que los compositores de BIPOC han contribuido con obras increíbles y valiosas al repertorio de guitarra clásica. Están ahí si los buscas.

Además, es importante reconocer que las obras clásicas en el canon tradicional a menudo no representan los antecedentes o la experiencia de un estudiante, particularmente aquellos que se identifican como BIPOC. Esto no quiere decir que el canon no tenga valor educativo o artístico; sigo enseñando estas obras y no pretendo condenar su validez o disminuir su importancia.

Más bien, sostengo que podemos y debemos ampliar las oportunidades para que nuestros estudiantes se involucren con trabajos que tienen un significado personal. Necesitamos reconocer que las excluyentes/exclusivas listas de repertorio de audiciones y los requisitos de recitales limitan severamente estas oportunidades.

¿Cómo puedo hacer de los requisitos una mejor reflexión de nuestro tiempo actual?

Nuestra industria e instituciones tienen mucho que ganar si realmente nos abrimos a las diversas voces que existen —¡y han existido durante siglos! – dentro de la música clásica. Así que, desafío a mis colegas de todo el país a que examinen sus listas de repertorio que piden tanto para las audiciones como para los recitales de graduación.

Pregúntense: ¿a quién excluyen estas listas? ¿A quién benefician o  dan ventaja estas listas? ¿Cómo puedo hacer que estos requisitos reflejen mejor nuestro tiempo actual? ¿Cómo pueden estas listas promover los objetivos institucionales y / o industriales de diversidad, equidad e inclusión?

Requisitos de la Arizona State University:

Me comprometo a realizar los siguientes cambios en mis propios requisitos de audición en la Universidad Estatal de Arizona:

Máster de Música

• Tres obras solistas que demuestran diferentes estilos y técnicas musicales a un nivel avanzado (cualquier época). * Se recomienda encarecidamente tocar al menos una composición de un BIPOC o una compositora (por ejemplo, Casseus, Bebey, Snijders, E. Giuliani, Lutyens, Tower, Holland, Coulanges, C. Assad, Kruisbrink, León, etc.)

• Los solicitantes también pueden optar por incluir una (1) de sus propias composiciones o un arreglo * opcional

• O se puede enviar un programa de recital temático directamente a la facultad de guitarra

Doctorado en Artes Musicales

• Cuatro obras solistas que demuestran diferentes estilos y técnicas musicales a un nivel avanzado (cualquier época). Las obras elegidas pueden ser todas de BIPOC o compositoras. * Se recomienda encarecidamente que un solicitante de doctorado incluya una pieza de un BIPOC y una compositora. (por ejemplo, Casseus, Bebey, Snijders, E. Giuliani, Lutyens, Tower, Holland, Coulanges, C. Assad, Kruisbrink, León, etc.)

• De acuerdo con los requisitos de audición del Máster, también se aceptarán composiciones originales / programas temáticos.

Aquí tenemos algunos ejemplos actuales de requisitos para las audiciones en las principales escuelas de música de los Estados Unidos:

Requisitos para la audición final:

  • Una transcripción de una obra escrita antes de 1750
  • Una obra clásica o romántica (incluyendo el repertorio de Segovia) escrito para guitarra.
  • Una obra del siglo XX escrita para guitarra.

Repertorio de audiciones en directo

Todas las composiciones deben interpretarse de memoria.

  1. Dos movimientos contrastantes de una Suite, partita o Sonata de Bach (se incluye el Preludio, Fuga y Allegro BWV998).
  2. Dos estudios de Heitor Villa-Lobos.
  3. Una obra completa de cualquier periodo.
  4. Dos obras contrastantes:
  5. Una obra del renacimiento, clásica (por ejemplo, Sor, Giuliani, Regondi, Mertz, etc.) o del siglo XIX.
  6. Una obra de un compositor del Siglo XX de cualquier estilo.

Me gustaría mencionar que el Manhattan School of Music incluye a una compositora, Joan Tower, y a un compositor Japonés, Toru Takemitsu, como ejemplos de piezas para tocar en las audiciones.

Audición de Máster

  • Una obra importante de Bach.
  • Elegía u otras dos piezas del Bardenklange, op. 13, no. 1-11 by Mertz, o dos estudios de Regondi, o una sonata o fantasía de Sor, o una obra importante de Giuliani.
  • Tres estudios de Villa-Lobos, o una obra importante de Falla, Respighi, Torroba, Martin, Ponce, Castelnuovo-Tedesco, José, Tansman, Rodrigo, Turina, Ohana, Britten, Walton, Bennett or Berkeley.
  • Una obra escrita después de 1975, por ejemplo, de Takemitsu, Henze, Carter, Norgard, Petrassi, Tower, Ginastera, Sculthorpe.

Si no sabes dónde buscar o incluso comenzar, consulte los recursos incluidos al final de este artículo. Gente asombrosa ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo a simplificar el proceso de identificación de compositores de color. En los párrafos siguientes, he destacado a tres compositores de BIPOC.

Justin Holland (1819-1887) fue un guitarrista, compositor y arreglista clásico afroamericano del siglo XIX. Su método de guitarra clásica es perfecto para principiantes. Refiriéndose a los métodos de Sor y Aguado, dice “Están mal adaptados al uso de principiantes. Todos los grandes Maestros (Sor, Aguado, Giuliani)… Algunos omiten explicaciones elementales, algunos armónicos, otros no mencionan la gran cantidad de embellecimientos musicales que ocurren constantemente en la música… ”. Algo con lo que estoy totalmente de acuerdo.

 Estos libros de Sor y Aguado carecen de muchas explicaciones rudimentarias importantes, por lo que, si no tienes un maestro capacitado, estos métodos muy populares pueden ser un desastre para los guitarristas jóvenes. Las primeras 15 páginas del método de Holland explican cuidadosamente lo que se necesita para tocar el instrumento (mapeo visual de los trastes, postura, etc.) y para aprender música (teoría musical, cómo contar el tiempo, etc.). Su obra original Andante demuestra su inmenso talento, y también se puede ver que era un hábil arreglista (el Prof. Ernie es un artista increíble).

Francis Bebey (1929-2001) fue un compositor, guitarrista y escritor camerunés. Sus obras son impresionantes; me encanta especialmente su composición Black tears. Suceden muchas cosas en esta pieza, armonías cromáticas y ritmos africanos, y las emociones van cambiando a lugares tan diferentes, arriba y abajo, es disonante por un momento y luego deja de serlo. Estamos alegres por un momento, pero ah, nunca más. Es una montaña rusa emocional de una pieza, y requiere un tremendo nivel de destreza musical para ejecutarse bien.

La música africana negra no es solo para el oído, sino para todos los sentidos y facultades del cuerpo. Refleja la visión africana del mundo en la tierra y el mundo más allá, un mundo de cambio y movimiento, un mundo en búsqueda permanente de mejora y perfección “. (Bebey 1974) He escuchado esta pieza una y otra vez, y estoy enamorada de ella.

Frantz Casseus (1915-1993) fue un compositor, guitarrista y arreglista nacido en Haití que emigró a los Estados Unidos en 1946. También fue el maestro de Marc Ribot (quien es uno de mis guitarristas favoritos y quien escribió un gran artículo sobre Casseus). Tuvo una activa carrera como intérprete que, lamentablemente, se detuvo en los años 70 debido a una tendinitis en la mano izquierda. Su composición Danzas haitianas de mediados del siglo XX incorpora escritura clásica combinada con canciones populares haitianas y jazz.

Es única y absolutamente hermosa, y me encantaría ver esta pieza valorada como una obra importante del siglo XX. Esta cita de Ribot resume el problema perpetuo que enfrentó Casseus durante su carrera: “… [Él] vivía como un hombre negro en un Estados Unidos cuyos racistas sureños no le permitían quedarse en los hoteles donde actuaba y cuyos liberales del norte tenían dificultades aceptando su trabajo como clásico, prefiriendo escucharlo dentro de un contexto “folk” cuando lo escucharon “. (Ribot 2003). No seamos esos “liberales del norte”, es una música fantástica y valiosa.

Como educadores, tenemos la responsabilidad de participar en diálogos difíciles; más allá de esto, necesitamos adaptarnos y avanzar a medida que la sociedad avanza. No podemos simplemente gritar las palabras de moda “¡diversidad, inclusión e igualdad!” y luego no tomar la iniciativa cuando tengamos la oportunidad de hacerlo. No podemos seguir descartando diversas voces porque no se adhieren perfectamente a nuestras definiciones “clásicas”. Planeo hacerlo mejor. ¿Estás conmigo?


Me gustaría agradecer a Liz Lerman y Deanna Swodoba por invitarme al grupo de transformación de ASU y por ayudarme a reconocer el abuso sistémico. Un millón de gracias a mi alumno Matthew Briehl, que me ha inspirado a hacer cambios. Y otro millón de gracias a mi querida amiga Hilary Purrington, que me ha ayudado generosamente con este artículo.

Ramón Murcia

Profesor de guitarra e inglés. Indagando sobre la enseñanza, historia, innovación y marketing en la revista Mundo Guitarra.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba